El papel del hierro en la prevención de la anemia

Hospital de especialidades médicas en Cancún

ANEMIA: Carencia de sangre. – Aristóteles (año 350 A.C)

La anemia es la disminución de la proteína que transporta el oxígeno en la  sangre (Hemoglobina) por debajo de lo considerado  como normal para la edad, sexo y condición física.

La anemia es considerada una de las 10 enfermedades más comunes y de difícil erradicación a nivel mundial

Más  del 50% de los casos pueden atribuirse a la falta de hierro. Este tipo de anemia recibe el nombre de Anemia Ferropénica. Habitualmente está  asociada a una alimentación incompleta e inadecuada.

Otras causas:      

  • Carencias nutricionales de vitamina B12, ácido  fólico y vitamina A.
  • Enfermedades Infecciosas (parasitosis,  tuberculosis, HIV, paludismo, etc).
  • Enfermedades de los glóbulos rojos
  • Anemias producidas por enfermedades crónicas:  tumores, reumatológicas, renales, hormonales, nutricionales, autoinmunes, etc)

Consecuencias de  la anemia:

  • Aumento de infecciones y otras enfermedades.
  • Trastornos en el crecimiento físico infantil.
  • Trastornos de en el aprendizaje y de la relación social.
  • Trastornos en el manejo corporal del niño (trastornos motores).
  • Disminución de la capacidad productiva en los adultos.
  • Aumento de la mortalidad materno-infantil.
  • Aumento de la mortalidad a toda edad.
Como se  previene la anemia:
  • Fomentar la lactancia materna.
  • Alimentarnos con una dieta completa y variada.
  • Recibir suplementos con hierro cuando el médico  lo indique y por el tiempo que sea necesario.
  • Recordar la importancia de los controles de niño sano  y del control prenatal en  las mujeres  embarazadas.

EL HIERRO

A pesar de que el hierro es el cuarto elemento más abundante en la  corteza terrestre y está contenido en la mayoría de los alimentos, se estima  que 15% de la población mundial sufre anemia por deficiencia de hierro y 30%  posee deficiencia de hierro sin anemia. Las causas de esa elevada frecuencia  son principalmente deficiencias en la ingesta o absorción del hierro o elevadas  pérdidas.

El hierro en los alimentos es de 2  tipos:

  1. Hemínico(hierro de origen animal)
  2. No hemínico(hierro de origen  vegetal)

La ingesta de apropiadas cantidades de  alimentos con hierro hemínico, o de alimentos fortificados con hierro previene la deficiencia.

Fuentes de hierro:

Las mejores fuentes de hierro hemínico: alimentos de origen animal son las vísceras de pollo  o res, hígado, mollejas, corazones, yema de huevo, carnes rojas, y le siguen  el pollo y pescado.

Las  principales fuentes de hierro no  hemínico: son los alimentos de origen vegetal como leguminoso y mezclas vegetales, y  algunos otros vegetales (espinacas por ejemplo).

También son fuente de hierro los alimentos enriquecidos con hierro o suplementos de hierro.

Absorción eficaz del hierro:

La absorción es más eficaz especialmente con vitamina C,  también interviene la vitamina B12, B6, ácido  fólico, cobre, fósforo, calcio, ácido clorhídrico

Los  que contrarrestan la absorción del hierro son: enfermedades como diarreas  continuas,  y alimentos y/o nutrientes  como café, exceso de zinc,  taninos, proteína  de soya, oxalatos, carbonatos y fibra

Biodisponibilidad del hierro:

Es la eficiencia  con la cual el hierro obtenido de la dieta es utilizado por el organismo. Esto  depende de:

  • Tipo de hierro  que se suministre en los alimentos (de origen  animal o vegetal)
  • De la cantidad  del hierro consumido
  • De la combinación de alimentos en una comida
  • Del estado  nutricional y presencia o no de enfermedades que impidan la adecuada absorción  (ej; procesos infecciosos o inflamatorios).

El hierro no hemínico (de origen vegetal) presenta una capacidad  de absorción muy inferior a la del hemínico (de origen animal), y a su vez está  condicionada por la interacción de diferentes nutrientes y puede variar del 1% al 8%, pero estos valores pueden  subir hasta el 17% dependiendo de las reservas que tenga el organismo.

Varios ácidos orgánicos presentes en frutas y verduras estarían favoreciendo la absorción de este  tipo de hierro (no heminico, de ahí  la recomendación que aumenten el consumo de vegetales y frutas ricas en vitamina  C para su mejor absorción.

Los taninos que se encuentran en el té, mate o café, reducen la  absorción del mineral en cuestión proporcional con el volumen de ingesta,. El  fitato presente en harinas, principalmente en la de soya, pero también en las  de trigo, avena y maíz, en leguminosas, como soya, Chicharos también actuarían  como inhibidores del hierro.

A diferencia del anterior,  el  hierro hemínico (origen animal) no es afectado por otros nutrientes al ser  protegido por una estructura llamada hemo, logrando así una mejor absorción,  siendo  la absorción independientemente de la dieta, variando entre un 20% al 30%.

Resumiendo, para  prevenir la anemia se debe llevar adelante una dieta equilibrada, aportando  fuentes principales de hierro como las carnes, vísceras, yema de huevo, y  fuentes secundarias (leguminosas secas, frutas, verduras, etc.) junto con  vitamina C (presente en cítricos, kiwis, chiles, y tomates entre otros) y  alejada de alimentos ricos en fitatos y taninos, logrando así aumentar su  absorción.

OFELIA  ARENAS ORTEGA

NUTRICIONISTA  Y DIETISTA

 

Referencias bibliográficas:

Apuntes personales, Revista chilena de nutrición

www.fao.org y www.unicef.org

Hospital de especialidades médicas en Cancún

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subscribers