Traumatismos en las extremidades del cuerpo

Clínicas de especialidades Cancún

Las lesiones que son provocadas por golpes muy fuertes, como secuelas de accidentes, caídas, deportes, entre otras cosas, provocan heridas de gravedad que pueden tener serias consecuencias como la pérdida de la movilidad, y es cuando se tiene un traumatismo. Sin embargo, con una detección y tratamiento oportuno de la parte afectada, el paciente puede recuperarse completamente y volver a moverse sin ningún problema.

Entre los traumatismos que puede sufrir una persona en las extremidades de su cuerpo están:

  • Esguinces

Un esguince es una lesión de los ligamentos que se encuentran alrededor de una articulación, esto se presenta cuando se hace un movimiento forzado de una articulación, provocando que los ligamentos se estiren o se rompan, provocando dolor y rigidez en la parte afectada.

Las áreas más comunes que pueden sufrir de un esguince son los tobillos, rodillas y muñecas.

El tratamiento de los esguinces que son leves sigue el protocolo RICE:

– Descanso.

– Hielo.

– Compresión.

– Elevación.

  • Luxaciones

Una luxación ocurre cuando una articulación cambia de posición y se separa del hueso, es decir, que es una separación de los huesos en la articulación, ocasionando la perdida de movilidad, un intenso dolor y la pérdida de la posición normal de los huesos afectados, deformando el área afectada con la aparición de un “bulto”.

Las luxaciones se originan por un impacto sobre alguna articulación, esta puede ser ocasionada por una caída, golpe u otro tipo de traumatismo.

El área lesionada se debe entablillar y las partes cercanas se deben inmovilizar, cuando se tratan oportunamente, la mayoría de las luxaciones no ocasionan alguna lesión permanente

  • Fracturas

Cuando un hueso se rompe, ya sea una fisura o el desprendimiento total de dos partes se considera una fractura. Por lo regular las fracturas ocurren debido a accidentes automovilísticos, caídas o lesiones deportivas.

Las fracturas se pueden clasificar según:

  • Exposición: Expuesta, el hueso atraviesa la piel. Simple o cerrada, el hueso no se desplaza lo suficiente para atravesar la piel.
  • Localización: Epifisiaria, fracturas localizadas en los extremos de los huesos largos. Diafisiaria, fracturas en la parte central de los huesos largos. Metafisiaria, fracturas que se localizan en la zona de los cartílagos de crecimiento durante la niñez y la adolescencia.
  • Forma: Transversal, el hueso se rompe en línea recta. Oblicua, el hueso se rompe en un ángulo respecto al eje longitudinal del hueso. Conminuta, el hueso se astilla en pequeños trozos. Tallo en verde, el hueso se fractura sin llegar a partirse, esto suele ocurrir en niños.

Se deberá utilizar un yeso o férula, en ocasiones se necesario una cirugía para colocar placas, clavos o tornillos para mantener el hueso en su lugar.

La traumatología es la parte de la medicina que se encarga del estudio, diagnóstico, tratamientos e intervenciones quirúrgicas que tengan que ver con las lesiones traumáticas y congénitas del aparato locomotor.

Sea cual sea el tipo de traumatismo que el paciente sufra, es necesario que acuda con un médico especializado para obtener un tratamiento oportuno, de otra forma las consecuencias pueden llegar a ser graves, como la limitación total del movimiento de la zona dañada, hasta la pérdida de una extremidad.

Especialistas médicos en Cancún

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subscribers