Posturas que generan problemas ortopédicos en los niños

médicos especialistas en Cancún

Uno de los momentos más esperados de una familia cuando tienen un bebé es verlo dar sus primeros pasos.

Cada bebé tiene su ritmo para aprender a caminar, por lo regular sus primeros pasos son entre los 9 y 18 meses. 

Es importante no acelerar el ritmo de los bebés cuando están aprendiendo a caminar, ya que sus piernas puede no encontrarse listas aún para soportar todo el peso de su cuerpo. 

Se puede sospechar de un problema ortopédico cuando:

  • Se presenta inflamación y/o enrojecimiento en alguna de las dos extremidades.
  • Empezó a caminar y de repente dejó de hacerlo.
  • Presenta cojera en alguna extremidad.

Posturas que pueden afectar a los niños:

  • Caminar de puntitas

Cuando un niño camina en puntitas con los dos pies o con un solo, puede deberse a que está perfeccionando su manera de caminar, esto suele ser más común en los niños de entre 1 y 3 años, pero si después de los 3 años continua caminando en esta posición se deberá acudir al médico ya que esto puede relacionarse a afecciones como debilidad muscular, problemas del sistema nervioso, autismo e incluso parálisis cerebral.

Para brindarle un tratamiento al niño deberá ser sometido a terapias fisioterapéuticas para enseñarle ejercicios de estiramiento. 

  • Sentarse en W

Una postura común que suelen adoptar los niños al jugar en el suelo es la postura W, las rodillas y los tobillos los giran en exceso, esto puede provocar que sufran problemas de equilibrio, inclusive permanecer en esta posición durante mucho tiempo puede provocar que los niños caminen con las piernas hacia adentro.

Para corregir esta postura lo mejor es indicarle al niño que se siente con las piernas estiradas, con las piernas cruzadas o con las piernas de lado, y que intercambien de posturas de vez en cuando, o que caminen un rato antes de volver a sentarse.

  • Caminar utilizando andaderas

Utilizar andaderas puede retrasar que un niño aprenda a caminar, además que los acostumbra a caminar con las piernas abiertas, el uso de las andaderas se recomienda solamente para los niños que tardan en aprender a caminar, aunque en el hogar es un elemento de uso común para los niños.

El bebé debe seguir el procedimiento adecuado para aprender a caminar, primero deberá arrastrarse, después aprenderá a sentarse y luego a gatear, siendo el paso final dar sus primeros pasos, pero utilizado una andadera se rompe el ciclo y se acelera a que el niño camine.

Hospital privado en Cancún

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subscribers